Kaka brilla en Celtic Park (0-3)

Kaka brilla en Celtic Park (0-3)

El brasileño Kaka, exjugador del Real Madrid, encauzó el triunfo del Milan en Glasgow contra el Celtic, resultado que, unido a la victoria del Ajax frente al Barcelona, hará que se juegue su presencia en los octavos de final de la Liga de Campeones contra el cuadro ‘ajacied’ en el Giuseppe Meazza.

Al conjunto italiano le bastará con un empate para sellar su clasificación, mientras que el cuadro holandés necesitará ganar para arrebatar la segunda plaza a su rival.

Un error de la zaga del equipo de Neil Lennon a la salida de un córner permitió a Kaka rematar de cabeza en solitario y batir a Fraser Foster.

Había comenzado el Celtic bien, con su brío habitual en casa, pero pagó muy caro el fallo colectivo de su defensa, porque el Milán, con Mario Balotelli en punta y Valter Birsa y Kaka por detrás, controló bien a partir de ese momento.

Estrategia sin funcionar
El campeón escocés planteó lucha, brega y trató de intimidar con su tradicional presión, pero no le dio para mucho. Es más, el Milán, en varias triangulaciones precisas, pudo incluso aumentar la cuenta antes del descanso por medio de Balotelli, tras un magnífico arranque de Kaka, y de nuevo por parte del brasileño, cuyo disparo típico de rosca salió rozando el palo izquierdo de la portería local.

Las esperanzas de remontada del Celtic se desvanecieron en dos jugadas al inicio del segundo periodo. Le salió cruz en ambas y dijo adiós a toda competición europea esta temporada.

En la primera, el defensa holandés Virgil Van Dijk tuvo el empate en una ocasión clamorosa. Recibió un balón de Charles Mulgrew completamente solo y, a dos metros de portería, estrelló el esférico ante Christian Abbiati.

Y casi justo después, sin tiempo para reponerse de la ocasión malograda, un saque de esquina acabó, tras tocar el holandés Urby Emanuelson, en el colombiano Cristian Zapata, que no perdonó y firmó el 0-2 para el Milán (m.49).

Ambas acciones fueron un duro mazazo para el sueño del cuadro escocés, que no había perdido en Celtic Park nada más que dos encuentros de los 23 de la liguilla de la “Champions” que había disputado a lo largo de su historia.

Hubiera seguido con vida si Van Dijk no hubiera estado fuera de juego a los 51 minutos, porque ahora sí su testarazo fue magnífico. Pero el colegiado turco Cüneyt Çakir, bien asistido por su auxiliar, decretó la posición irregular.

Balotelli, al culminar un contragolpe, acabó de forma definitiva con el partido y con la ilusión del Celtic a los 59 minutos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


8 − four =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>